domingo, 22 de julio de 2018

PABLO CASADO, PRESIDENTE DEL PARTIDO POPULAR

Pablo Casado Blanco, presidente del Partido Popular.
   Estamos viviendo momentos convulsos en la política española. Una nueva generación de políticos prueba suerte en una curiosa ruleta. Pedro Sánchez llegó al poder en una coalición de intereses de todos contra Rajoy. Fue una investidura, cuando menos irregular, donde el candidato no presentó un programa del que carece. La dimisión de Mariano Rajoy como presidente popular ha hecho posible la llegada a la presidencia de los populares de un hombre joven, valiente, capaz de cantar las verdades del barquero. Frente al Frente Popular social-podemita que trae la oscuridad, el retorno a los momentos más duros de las últimas décadas donde los ciudadanos no tenían derechos y su vida no tenía ningún valor, aparece la figura de Pablo Casado, un hombre íntegro que reivindica valores como la integridad, la sinceridad, el trabajo bien hecho. Es la luz, el futuro, la esperanza, la confianza. Tiene todo mi apoyo en la nueva singladura que comienza. También mi crítica constructiva cuando sea necesario. Todos tenemos mucho que aprender. Yo, el primero. España necesita salir de la actual postración en la que se encuentra. No pertenezco a ningún partido político. Eso me da más libertad a la hora de exponer mis ideas y proyectos. Quiero el progreso de España. La tarea que queda por hacer es inmensa. Es necesaria una firme oposición en el Parlamento ante los destrozos que anuncia el Gobierno de Sánchez, pero también llevar al Congreso los deseos y aspiraciones de tantos españoles damnificados por la actual situación. 

domingo, 15 de julio de 2018

"POBRE DE MÍ" QUE HAN ACABADO LAS FIESTAS DE SAN FERMÍN

"Pobre de mí, pobre de mí/ que han acabado/ las fiestas de San Fermín", cantaban con tono lastimero quienes se encontraban en la Plaza Consistorial la pasada medianoche para escuchar al alcalde de la muy noble y leal ciudad de Pamplona. Es costumbre que, en este día y a esta hora, el primer ciudadano de la villa de por finalizados los festejos y nos vuelva a convocar, en ese mismo lugar, el 6 de julio del siguiente año para dar comienzo a las fiestas del siguiente año. Dicen que Joseba Asirón no pronunció una sola palabra. Quizá sintió miedo escénico por la gran responsabilidad. Nos damos por convocados. Es la hora del balance. Tenemos que reconocer que ha sido positivo. No hemos dado grandes titulares para los diferentes medios informativos de diferentes lugares del mundo. Se ha cumplido el programa oficial. Eso no tiene mérito. lo que distingue a los Sanfermines es que son unas fiestas abiertas donde cada cual puede elegir, con libertad, la forma más adecuada de honrar al santo patrono o simplemente pasarlo bien en compañía de sus familiares o amigos. Naturalmente, con el respeto y consideración a los demás. Son unas fiestas principalmente de calle con música y bailes. No podemos olvidar los momenticos, que un observador atento puede distinguir y si así lo desea participar. Todos somos espectadores y participantes, donde los colores rojo y blanco destacan en un ambiente multicolor. "1 de enero,/ 2 de febrero,/ 4 de abril.../ 7 de julio, San Fermín". Es la escalera. La escalera de San Fermín.

viernes, 6 de julio de 2018

SAN FERMÍN, NUESTRO PATRONO

   El culto a San Fermín está profundamente arraigado entre nosotros. A lo largo de ocho siglos muchas incidencias se han podido producir y la sociedad ha ido evolucionando con el transcurso de los tiempos. Sin embargo, el santo sigue siendo para este pueblo alguien a quien acudir cuando lo necesitan. Los mozos le rezan, junto a su hornacina en la cuesta de Santo Domingo, pocos minutos antes de que comience el encierro. Su capotillo milagroso nos ha salvado de peligros en determinadas ocasiones. El primer testimonio conocido da fe de que, en 1186, el obispo de esta sede Pedro de París recibió de Amiens unas reliquias del cráneo del mártir. Tengo que dar por cierto que, en el tiempo de la persecución a los cristianos del emperador Diocleciano, murió degollado. Leyendas aparte, en estos tiempos de laicismo militante, es necio pretender unos sanfermines sin el santo patrono. Nuestras fiestas tienen actos religiosos, con amplio apoyo popular y otros lúdicos con nuestras calles como lugar de encuentro y alegría. Tatar de encorsetar a los pamplonicas y a quienes nos visitan en una programación oficial es un vano intento de controlar lo incontrolable. La alegría, el respeto, la hospitalidad, la camaradería son valores que debemos destacar y no permitir que se pierdan en el transcurso de los tiempos. Esta manifestación popular se renueva cada año de manera espontánea. No me preguntes cómo es posible. Son los Sanfermines. Los Sanfermines de Pamplona.

domingo, 1 de julio de 2018

PEDRO SÁNCHEZ, PRESIDENTE

Muchas cosas han pasado en esta piel de toro donde todavía un puñado de valientes seguimos llamando España desde mi último contacto con los lectores. En las últimas elecciones generales el PSOE sufrió una humillante derrota siguiendo su continuo descenso de apoyo ciudadano. El deseo de Sánchez de desalojar a Mariano Rajoy de la Moncloa, a pesar de sus reveses electorales, se había convertido en una cuestión personal. Sin programa ni más proyecto político que el poder consiguió unir un heterogéneo grupo de partidos sin más argamasa que un enfermizo antimarianismo. En la toma de posesión de su nuevo cargo presidencial prometió guardar  hacer guardar y hacer guardar la Constitución. No fue sincero. Sus primeros anuncios de medidas están marcadas por prejuicios ideológicos y el pago de favores a quienes le apoyaron. Las elecciones autonómicas y forales pueden llevarle a coaliciones electorales fuera de la constitución y el sentido común. Como navarro la posibilidad de un entendimiento entre el nacionalismo vasco y el socialismo me causa pánico y honda preocupación. Exijo al presidente Sánchez una declaración de que respetará y hará respetar los derechos y libertades de los navarros recogidos de manera explícita en su régimen foral. Para nosotros los fueros son más importantes que la propia vida. Olvídese de la eutanasia, cuya prioridad no ha demostrado. Gobierne, gobierne ya, pero pensando en las necesidades e intereses de todos los españoles. No es diputado al Congreso. Tendrá mi apoyo y reconocimiento cuando acierte, pero denunciaré públicamente todos sus errores. Es mi deber y mi derecho.

lunes, 25 de diciembre de 2017

SALVAD LA NAVIDAD

   Cuando esta mañana, una vez finalizada mi oración matinal, me disponía a comenzar mis tareas cotidianas me detuve un momento para escuchar el silencio. Con las primeras luces del amanecer, en Belén de Judá una jovencita llamada María, Miriam en hebreo, está dando a luz su primer hijo. Le pondrán por nombre Jesús, como le había anunciado el ángel. El parto había sido largo para una madre primeriza en la santa madrugada. El bebé era sano y robusto. Había sido un gran milagro. Dios nos había enviado a su hijo, nacido de mujer. No nacía en un gran palacio el Rey de los Cielos. Por el encadenamiento de una serie de circunstancias providenciales nace en un establo, es colocado en  un  pesebre y unos animales le dan su calor y protección. El emperador romano Augusto había dictado un decreto para conocer la población de su imperio y cada uno de los habitantes debía empadronarse en su ciudad de origen. Así José, descendiente y de la Casa de David debía acudir a Belén. Al llegar por la mañana a aquel pequeño pueblo numerosas personas se encontraban allí para cumplir el edicto. Una vez empadronados, María y José trataron durante todo el día de encontrar alojamiento sin conseguirlo. Al caer la tarde, dada la inminencia del parto, el posadero tuvo compasión y les ofreció un lugar en el establo. Con las primeras luces del día nace el Hijo de Dios. Alegraos, que nace el Señor. Esta alegría no puede ser una impostura ni forzada. No es obligatorio estar alegres. Lo más importante es  conocer lo que realmente estamos celebrando y compartir nuestra fe y nuestra esperanza. Aquel niño nos trae un mensaje de paz, de concordia, de amor. Recuperemos el verdadero sentido y significado de la Navidad. A todos mis amigos y lectores deseo sinceramente una feliz Navidad.

domingo, 24 de diciembre de 2017

LA NAVIDAD SEGÚN SAN FRANCISCO DE ASÍS


    La celebración y recuerdo del Nacimiento del niño Jesús da razón de muchos sucesos y anécdotas a lo largo de la Historia. Hoy traemos a vuestra consideración algo que cuentan que sucedió en Rivotorto, en el año 1209. El 25 de diciembre de ese año cayó en viernes y los hermanos, en su ignorancia, se preguntaban si había que ayunar o no. Entonces fray Morico, uno de los primeros compañeros, se lo planteó a San Francisco y obtuvo esta respuesta: "Ese día hasta las paredes deberían comer carne y, si no pueden, habría que untarlas por fuera con ella".
    La devoción de San Francisco por la fiesta de la Natividad de Cristo le venía, pues, ya desde los comienzos de su conversión y era tan grande que solía decir: "Si pudiera hablar con el emperador Federico II, le suplicaría que firmase un decreto obligando a todas las autoridades de las ciudades y a los señores de los castillos y villas a hacer que en Navidad todos sus súbditos echaran trigo y otras semillas por los caminos, para que, en un día tan especial, todas las aves tuvieran algo que comer. Y también pediría, por respeto al Hijo de Dios, reclinado por su madre en un pesebre, entre la mula y el buey, que se obligara esa noche a dar abundante pienso a nuestros hermanos bueyes y asnos. Por último rogaría que todos los pobres fuesen saciados por los ricos esa noche". Una justa petición que comparto con gusto.

sábado, 30 de septiembre de 2017

CATALUÑA, DIVIDIDA ANTE EL 1-O

    Es una mañana de otoño, el cielo está nublado y ha llovido. Escribo, en Pamplona, de un tema que ya cansa por repetido. Cataluña se enfrenta, en una dolorosa situación, a un dilema terrible. En un clima de violencia, a veces soterrada que puede ser real en cualquier momento. No puedo evitar el recuerdo de cuanto he podido conocer de la última experiencia republicana hace ocho décadas. Sí, políticos de entonces intentaron la secesión de Cataluña. Poco duró el experimento que el Gobierno legítimo de la República aplastó sin contemplaciones. Tuvo un costé en vidas humanas que debemos lamentar. Enfrentarse al Estado, siguiendo a políticos nacionalistas sin escrúpulos, no es un juego de niños. Tiene riesgos que todos debemos conocer. No se puede crear una falsa legalidad por procedimientos que causan estupor por la ignorancia de las más elementales reglas de la democracia. La discrepancia es perseguida. No hay debate sobre las consecuencias de seguir este camino que pretenden sin retorno hacia el abismo. El 14 de abril de 1931 se estaban celebrando elecciones municipales en España. Sin conocer el resultado final del escrutinio de los votos, Alfonso XIII con el fin de evitar un enfrentamiento entre españoles abdicó y partió hacia el exilio. En ese momento de vacío de poder, un golpe de Estado revolucionario propició la proclamación de la República. Debemos aprender las lecciones de la Historia para no repetir errores. No debe ser necesario insistir en que cualquier acto que se realice con el fin de proclamar la República en todo o en parte de España debe ser rechazado con la máxima energía. No hay vacío de poder en España en la actualidad. Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial están activos y deben dar la adecuada respuesta. Quienes  defendemos la vigencia de la Constitución de 1978 no estamos solos. No es tiempo de tibieza. Que cada cual cumpla con su deber. 

domingo, 24 de septiembre de 2017

CATALUÑA EN LLAMAS

No es fácil para mí escribir sobre la situación en Cataluña sin dejarme llevar por el más agudo pesimismo y el temor por un futuro incierto. Desde Navarra, quiero expresar mi solidaridad con los catalanes, víctimas del nacionalismo más extremo. Durante años, nos han hecho creer que quienes se doblegaran a llevar el yugo que nos colocaban, vivirían en una Arcadia feliz. Un mundo imaginario donde no habría problemas y todos podrían comunicarse en un idioma tan maravilloso como el catalán. Sus jefes han ignorado la Constitución, que a todos protege. También su propio estatuto de autonomía, muy generoso y la señera, su bandera. Nada es suficiente para alimentar el monstruo que por acción u omisión entre todos hemos creado. De manera atropellada, los sediciosos han aprobado, sin nadie que les pudiera molestar, una falsa legalidad que nos quieren imponer a todos los españoles. La separación de un trozo de nuestra patria, España, es muy doloroso para quienes sufrimos los azotes del nacionalismo, en Navarra el vasco. Referéndum es una votación para aprobar o no una decisión política previa. La votación del 1-O no cumple los mínimos requisitos democráticos. Está basada en un conjunto de falsedades que a nadie permiten rebatir. La independencia total, en la actualidad no es posible. Todos dependemos de todos. La participación en diferentes organismos supranacionales supone una cesión de soberanía que aceptamos por el bien común. Nadie ha podido defender el voto negativo, ni una prudente abstención. La eliminación de un mínimo de votos para dar validez al referéndum supone que solo con el voto positivo del señor Puigdemont sea suficiente para dar una falsa validez al resultado. Una aberración democrática. Que Cataluña está en llamas es todavía una afirmación retórica, que puede ser real si nadie pone fin a esta pesadilla.