martes, 20 de noviembre de 2012

EL PRIMER AÑO DE RAJOY EN LA MONCLOA

Hoy se cumple un año desde que se produjo la importante victoria del Partido Popular en las últimas elecciones generales. Una muy amplia mayoría de españoles dio la confianza solicitada a Mariano Rajoy y los candidatos del Partido Popular. El cambio prometido ha comenzado a producirse con las impaciencias de muchos y la resistencia de algunas minorías muy poderosas que se resisten a perder sus injustos privilegios. Una reforma del mercado laboral era absolutamente necesaria y así se ha hecho. Ha dado frutos positivos aunque no sean visibles. Además de sanear el tejido empresarial es necesario apoyar las iniciativas de emprendedores que sean capaces de ver oportunidades donde no las vemos. Son tiempos de sacrificios, pero también de avanzar juntos por el camino más adecuado. Para lograr el crecimiento económico debemos contar con proyectos, personas adecuadamente formadas y dispuestas a llevarlos a cabo y una necesaria financiación. Un sistema bancario fuerte y saneado es absolutamente necesario para que se puedan conceder créditos que deberán ser devueltos, como es obvio. La educación y la formación profesional necesitan profundas reformas que deben ser realizadas removiendo todos los obstáculos que sean necesarios. Dos huelgas generales convocadas por el búnker sindical no ayudaron al necesario diálogo para encontrar soluciones compartidas. Los actuales dirigentes de CCOO y UGT no son políticos ni deben jugar a la política. No es esa su misión. Al Partido Socialista, en estos importantes momentos de la reciente Historia, ni está ni se le espera. Un partido socialdemócrata es necesario en España, pero Pérez Rubalcaba jugó a aprendiz de brujo y hemos perdido todos. Confío y deseo que el PSOE resuelva  sus problemas y pueda participar en la construcción del futuro. Es lógico que haya muchas personas pereocupadas por la dureza de la situación actual que expresan su descontentento, pero con manifestaciones tumultuarias y mucho menos con violencia, se resuelven los problemas. Este cronista procura decir las cosas tal y como las ve. Quiero ofrecer soluciones y ser constructivo. No soy político ni lo pretendo. El futuro debemos ganarlo entre todos, sin que nadie se quede por el camino. Este es mi propósito y espero que sea el vuestro.

1 comentario:

Jose Senovilla dijo...

El futuro querido amigo lo tienen ellos en sus manos, esperemos que las abran.

Un abrazo