domingo, 12 de febrero de 2012

LA REFORMA LABORAL, NECESARIA Y URGENTE

Uno de los más importantes retos que el nuevo Gobierno tenía que afrontar tras la victoria electoral del Partido Popular en las elecciones generales es poner las bases para conseguir un mercado laboral eficaz que pueda conseguir aumentar el numero de actividades empresariales que den empleo a tantos millones de personas sin trabajo. Ademas, es necesario un crecimiento sano de la economía, con una sustancial mejora de la productividad. La reforma laboral era necesaria para cambiar unas viejas estructuras que eran obsoletas y habían demostrado su ineficacia. Es duro y lamentable que empresas hayan tenido que cerrar ante la imposibilidad de ajustar sus plantillas, por las elevadas indenmizaciones que suponía el despido. La falta de pago a los proveedores y las enormes dificultades de financiación han sido causas que han pesado en exceso en la actividad empresarial. Era urgente e inaplazable la aprobación de una reforma. Los sindicatos, que ven reducidos sus privilegios, deben entender que el primer derecho de los trabajadores es a un trabajo, con un salario justo. Petender cerrarles el paso a su incorporación al mercado laboral por unos pretedidos derechos, es de un cinismo increible y un grave favor a quienes pueden ver sus expectativas de vida frustradas. La flexibilidad laboral y organizativa debe permitir una rápida adaptación a las circunstancias cambiantes del mercado. Tiempo habrá, en días venideros, cuando sea debatida en las Cortes, de comentar las novedades que ofrece y las modificaciones que puede suponer en nuestro modo de vida. Este cronista, testigio fiel de la realidad, es consciente de la responsabilidad que todos tenemos en estos momentos tan importantes.

2 comentarios:

Viky dijo...

Cuando una reforma laboral es tan buena para los empresarios, ¿será igual de buena para los trabajadores?
La reforma se hacía necesaria; pero hay muchas COSAS QUE VULNERAN los derechos de los trabajadores.
Esperará un tiempo a ver cómo se hacen los contratos del joven.
Saludos

Jesús María Uriz Eraso dijo...

Ni es tan buena para los empresarios, ni tan mala para los trabajadores. Es una reforma muy amplia que trata muchos temas. Falta información para conocer como afecta a cada cual. Teníamos un mercado laboral tan rígido que ante la imposibilidad de reducir las plantillas, por la elevada indemización, miles de empresas han tenido que cerrar dejando en el paro a todos sus trabajadores. No podemos seguir con argumentos propios de la ya desaparecida lucha de clases de hace un siglo. De acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos el primer derecho de un trabajador es a trabajar, con un salario justo y unas condiciones de seguridad e higiene adecuadas. Se están diciendo muchas cosas por desconocimiento o mala fe. Este es un tema que he tratado en diferentes ocasiones en este blog y seguiré haciéndolo.