jueves, 5 de abril de 2012

EN EL DIA DE JUEVES SANTO


Hoy es Jueves Santo. Jesús se reúne, por última vez con sus discípulos, para celebrar la Cena de Pascua. Nos deja la Institución de la Eucaristía, donde Él se hace presente a través de la conversión del pan y del vino en su Cuerpo y en su Sangre. También el sacramento del Orden Sacerdotal. Es uno de los días con más celebraciones litúrgicas y religioso-populares. Son numerosos, en nuestras calles, los desfiles procesionales, manifestación de una fe que permanece viva en nuestro pueblo. El Jueves Santo es un anuncio de lo que va a venir. Jesús, en su Última Cena, vivió consciente y de una manera anticipada su pasión y muerte. En ese momento, nos dejó claro por qué iba a morir y su aceptación libre y voluntaria de su destino. Nos entregaba lo más importante: su propia vida. Instituye la Eucaristía o Santa Misa como memorial o recuerdo suyo. El servicio a los demás en diferentes tareas o ministerios será parte esencial de su Iglesia. Nos da el mandato del amor, siguiendo su ejemplo, que tanto  amó que ofreció su propia vida por nosotros. Es el gran contraste con nuestra pequeñez, que tantas veces nos dejamos llevar por el egoísmo. Antes de comenzar la cena, se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego, se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla que se había ceñido. Esta tarea era propia de esclavos. Así nos dio una gran lección de entrega y humildad, que tiene una plena vigencia en la actualidad. Es en el amor y servicio a nuestros semejantes, donde todos debemos dar ejemplo como miembros de la Iglesia.

2 comentarios:

Viky dijo...

¡¡¡ Feliz Viernes Santo!!!
Saludos de Vicenta.

Jesús María Uriz Eraso dijo...

Gracias Vicenta. Te invito a leer mis reflexiones en el día de Viernes Santo y Dios mediante, mi comentario del domingo sobre la resurrección De Jesucristo.